Reducir riesgo enfermedades cardiovasculares

Cómo Reducir el Riesgo de Enfermedades Cardiovasculares en Ecuador: Un Enfoque en la Prevención.

Ecuador enfrenta un gran problema de salud que afecta a nuestra población de manera significativa: las enfermedades cardiovasculares. Según la encuesta STEPS, estas afecciones se han consolidado como la principal causa de muerte en el país. Aproximadamente el 25% de la población ecuatoriana, entre 18 y 69 años, presenta varios factores de riesgo cardiovascular, como la presión arterial elevada, la hiperglicemia, la glucosa alterada y el colesterol elevado destacándose como los más comunes. Ante esta situación preocupante, es esencial que todos tomemos medidas para reducir nuestro riesgo de enfermedades cardíacas. En este artículo, exploraremos estrategias efectivas para lograrlo:

  • Controle su presión arterial.

La presión arterial elevada es un factor de riesgo clave para enfermedades cardiovasculares. Para mantenerla bajo control, es crucial someterse a revisiones regulares. La mayoría de los adultos deben hacerlo al menos una vez al año, aunque aquellos con presión arterial alta pueden requerir controles más frecuentes. Consultar a un profesional de la salud es el primer paso para conocer su presión arterial y recibir orientación sobre cómo mantenerla en niveles saludables.

  • Reduzca sus niveles de colesterol y triglicéridos.

El colesterol alto puede obstruir las arterias y aumentar el riesgo de enfermedad coronaria y ataques al corazón. Lo mismo ocurre con los triglicéridos en sangre, especialmente en las mujeres. Adoptar una dieta saludable y equilibrada, rica en frutas, verduras y granos enteros, mientras se limita el consumo de grasas saturadas, puede ayudar a reducir estos niveles. Además, es fundamental mantenerse activo físicamente y mantener un peso saludable para controlar el colesterol y los triglicéridos.

  • Mantenga un peso saludable.

El sobrepeso y la obesidad son factores de riesgo significativos para enfermedades cardíacas. Controlar el peso a través de la dieta y el ejercicio es esencial. Asegúrese de establecer metas realistas y sostenibles, y busque el apoyo de un profesional de la salud o un dietista si es necesario.

  • Siga una dieta saludable.

Una dieta equilibrada es un pilar fundamental para reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares. Limite el consumo de grasas saturadas, alimentos ricos en sodio y azúcares añadidos. En su lugar, priorice el consumo de frutas frescas, verduras y granos enteros. Optar por opciones de proteínas magras, como pescado y aves, en lugar de carnes rojas y procesadas, también puede ser beneficioso.

  • Haga ejercicio regularmente.

El ejercicio regular no solo fortalece el corazón y mejora la circulación, sino que también contribuye a mantener un peso saludable y reduce la presión arterial y el colesterol. Aim to get at least 150 minutes of moderate-intensity exercise per week, or 75 minutes of vigorous-intensity exercise. Activities like brisk walking, cycling, and swimming are excellent choices.

  • Limite el consumo de alcohol.

El exceso de alcohol puede aumentar la presión arterial y agregar calorías adicionales, lo que puede conducir al aumento de peso. Si decide consumir alcohol, hágalo con moderación y siga las pautas de consumo recomendadas por las autoridades de salud.

  • No fume.

El tabaquismo es un factor de riesgo importante para enfermedades cardiovasculares. Fumar eleva la presión arterial y aumenta el riesgo de ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares. Si es fumador, buscar ayuda para dejar de fumar es una de las decisiones más saludables que puede tomar para reducir su riesgo cardiovascular.

  • Controle el estrés.

El estrés crónico puede tener un impacto negativo en la salud del corazón. Busque formas efectivas de manejar el estrés, como el ejercicio, la música relajante, la meditación y la búsqueda de momentos de tranquilidad en su vida diaria.

  • Duerma lo suficiente.

La falta de sueño puede aumentar el riesgo de hipertensión, obesidad y diabetes, todos factores de riesgo para enfermedades cardíacas. La mayoría de los adultos necesitan de siete a nueve horas de sueño por noche para mantener una salud óptima. Establezca una rutina de sueño regular y cree un ambiente propicio para el descanso.

En conclusión, las enfermedades cardiovasculares representan una amenaza significativa para la salud en Ecuador y en todo el mundo. Sin embargo, mediante la adopción de hábitos de vida saludable y la atención médica adecuada, podemos reducir nuestro riesgo de sufrir estas enfermedades y vivir una vida más larga. La prevención es clave, y cada uno de nosotros tiene un papel importante que desempeñar en la protección de nuestro corazón y bienestar cardiovascular.

_____________________________________________________________________________________________________________________________________

¡ LA PREVENCIÓN ES LA MEJOR CURA !

Haz clic aquí y agenda tu cita ahora mismo.

Comparte esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Tweet about this on Twitter
Twitter

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *